7 razones por las que decidí ser fotógraf@

May 1, 2018

¿Por qué amo la fotografía?

 

Los trabajadores clásicos tienen asumida su vida laboral acostumbrados a realizar sus tareas de la misma forma, con la misma tecnología y los mismos métodos. Hoy, en el día del trabajador, te doy 7 razones por las que decidimos ser fotógraf@s:

1. La fotografía te cambia la vida

 

Los trabajadores clásicos tienen asumida su vida laboral acostumbrados a realizar sus tareas de la misma forma, con la misma tecnología y los mismos métodos.

 

En Bolivia aún tenemos estructuras irrompibles, verticales, piramidales, estrictamente inflexibles. Bien, pues a esta figura no le quedará otra que “renovarse o morir” porque en los tiempos que corren, el mercado laboral exige colaboradores capaces de adaptarse a las nuevas tecnologías, el trabajo en equipo y horizontal, a las multitareas, los multidispositivos, etc.

 

Y es ahí donde toma protagonismo la fotografía, porque con esa pequeña variable en el interior de tu rutina diaria, puedes cambiar tu estilo de vida ahora mismo, sin esperar, puedes innovar, ser más creativ@, salir de tu zona de confort.

 

 

2. La fotografía es un momento de desahogo, de catarsis, de creatividad, de una paz que rompe con la monotonía.

 

No importa cuántas fotos hagas en el día, lo importante es lograr transmitir aquello que deseas, contar una historia con tus instantáneas.

 

Sí, porque levantarse temprano en la mañana, meterse en el tráfico de la ciudad, no estar feliz con el trabajo que haces, llevarse mal con el jefe y compañeros de trabajo (sucede), luego meterte nuevamente en el tráfico, regresar a casa y así completar la rutina diaria por 365 días al año, es extremadamente frustrante.

 

 

Una imagen que como actividad sea un grito de Libertad, y como resultado sea un "sí, lo he logrado". Bastará sólo con robarle una hora a tu rutina diaria, bajar al parque o plaza que tengas más cerca de casa o del trabajo (o a las actividades exclusivas de LINO Fotografía), encontrar un sujeto y pararte a tomar fotografías.

 

Necesitas crear una situación, crear dentro de tu cerebro una idea para descubrir la foto ideal. Y de pronto no sabes si tú elegiste ser fotógraf@ o fue la fotografía la que no te dejó regresar, pero tu mente se alimentará de un nuevo y más ansiado mundo. La fotografía estimula la creatividad y el ingenio, a veces las rutinas apagan el espíritu de iniciativa, al no ser que cada día realices un trabajo distinto y estimulante.

Ph: Marcelo Rodríguez

 

Tomar una foto requiere acción en nuestro cerebro, ponerlo a funcionar, no retrates la primera cosa que te encuentres, trata de crear una historia en tu mente, con los objetos o situación que tengas delante y recién toma la foto.

 

3. Todos somos protagonistas

 

Lo más lindo de este trabajo, es que se puede compartir libremente sus conocimientos, ideas, intereses, pasiones y opiniones, porque la fotografía se trata de tener un estilo propio, repleto de TU personalidad, de TU esencia. Hasta que de pronto, una magia colectiva sucede: el trabajo colaborativo. ¡Unidos podemos hacer cosas increíbles! Lo sabemos, conecta a las personas y fomenta la innovación.

4. Un trabajo que te hace más independiente

 

Este extraordinario trabajo (sí que es extraordinario) brinda la posibilidad, en el mercado laboral, para trabajar desde cualquier lugar y en cualquier momento. Es un gran privilegio y es una responsabilidad el hecho de tener que demostrar tu profesionalismo y creatividad. Un desafío.

 

Además, en nuestro país, el trabajo independiente es una tendencia que claramente está creciendo, aunque de una forma lenta y demasiado prudente.

 

 

5. Capacidad de priorizar, de asumir los compromisos y responsabilidades

 

Ser fotógraf@, significa ser capaz de hacerse cargo de múltiples tareas, la capacidad del profesional para saber priorizar y organizarse debe ser pulcra y concienzuda. Por eso, es básico adquirir una responsabilidad que debe comprometer sus acciones por sí mismos al margen de lo que su público espere de ellos.

6. La fotografía te pone a prueba

 

Salir de caminata a tomar fotografías, no es solamente un ejercicio físico, es sobre todo una prueba mental. Admítelo, después de una jornada laboral no tienes muchas ganas de salir y los fines de semana son tus únicos días de relax y lo único que quieres es reposar y ver series en Netflix. Pero no, mejor decides levantarte del sofá y salir a tomar fotos, venciendo una pequeña parte de la batalla poniéndote a prueba.

 

 

7. La fotografía es una terapia

 

No sólo estimula la creatividad, sino también la paciencia, la perseverancia, la empatía... valores y virtudes. Después de sacar miles de fotos, lo sabrás 😉 porque por una sola foto, por una gran idea, harás más cosas que un enamorado adolescente en planes de conquista y, en el proceso, te habrás detenido a observar tu entorno, distintas realidades, mirarás a detalle tu interior a través de tu análisis sobre el mundo que te rodea y desarrollarás un corazón más humano y noble.

 

(Todas las imágenes son propiedad de LINO Fotografía)

Please reload

Entradas destacadas

CONVOCATORIA

July 17, 2019

1/10
Please reload

Entradas recientes

July 17, 2019

December 30, 2018

Please reload

Archivo